Determinamos el valor actual de una empresa, utilizando medidas objetivas; así como la selección y aplicación de los enfoques y métodos de valoración apropiados.

Los tiempos económicos deben ser evaluados oportunamente y de manera regular por los propietarios de las empresas y por la alta gerencia; con el fin de obtener pistas y revelaciones que ayuden a la toma oportuna de decisiones para conocer el valor de su negocio, en la oportunidad de realizarlo, expandirlo o reducirlo. La valoración de la compañía es una parte crítica de cualquier transacción comercial y se requerirá por muchas razones. Independientemente de si busca completar una inversión, una Oferta Pública Inicial (IPO) o una Fusión y Adquisición, la valoración forma parte integrante de las negociaciones y, en última instancia, puede determinar el éxito de una transacción determinada.

Identificar los factores de valor cruciales detrás de su modelo de negocio es la clave del éxito. Podemos ayudarlo a aclarar e identificar estos factores críticos con una evaluación exhaustiva de sus finanzas, tecnología, mercado y administración. Nuestro proceso de valoración no solo le proporcionará una evaluación objetiva de su empresa, sino que también le presentará valiosos comentarios acerca de cómo puede aumentar su valor al largo plazo y prepararlo para las preguntas clave que le harán los posibles inversores.

El análisis de riesgos y las finanzas de la compañía forman parte integral de nuestra valoración. Consideramos datos duros y factores blandos cuando realizamos nuestro análisis de riesgo. El aspecto financiero de la valoración se realiza utilizando una variedad de métodos aceptados y probados. Dependiendo de las circunstancias específicas de la empresa, se utiliza una combinación de los métodos que detallamos mas adelante.

MÉTODOS DE VALORACIÓN DE EMPRESAS

1.-

Flujo de caja descontado ( DCF )

Este método toma los flujos de efectivo generados en el futuro por un proyecto o compañía específica, y los descuenta para obtener el valor actual de la empresa en el mercado. En el caso de los inversionistas, cuando los cálculos del DCF producen valores más altos que los de la inversión inicial, quiere decir que se debe considerar ser parte de la empresa. 

2.-

 Valor actual neto esperado (eVPN)

Este emplea el mismo principio que el método DCF, excepto que cada flujo de efectivo futuro se ajusta al riesgo de la probabilidad de que realmente ocurra. El VAN ajustado esperado es un método común para valorar compuestos o productos en la industria farmacéutica y biotecnológica. Las tasas de éxito de un compuesto fármaco en particular se pueden estimar, comparando la probabilidad de que el compuesto pase las distintas fases de desarrollo.

4.-

Método de Venture Capital (Capital de Riesgo)

Se utiliza a menudo en las valoraciones de las empresas con ingresos previos, donde es más fácil estimar un valor de salida potencial una vez que se alcanzan ciertos hitos. El retorno de la inversión puede estimarse determinando qué rendimiento podría esperar un inversionista con el nivel específico de riesgo asociado, por haber sido uno de los primero inversionistas de la compañía.

5.-

Capitalización de mercado

Este es el método más simple de valoración de empresas. Se calcula multiplicando el precio de las acciones de la empresa por su número total de acciones en circulación. Por ejemplo, a partir del 3 de enero de 2018, Microsoft Inc. cotizó a $ 86.35. Con un número total de acciones en circulación de 7.715 mil millones, la compañía podría valuarse en $ 86.35 x 7.715 mil millones = $ 666.19 mil millones.

¿Quieres iniciar con la valoración de tu empresa?

Programa una sesión informativa.