Día del Padre: El mejor consejo financiero de papa



Los padres transmiten muchas cosas a sus hijos, pero no solo rasgos genéticos como el color de los ojos o las líneas de cabello. Otra herencia, quizás la más impactante de todas: los hábitos de dinero.


Después de todo, los niños ven y escuchan mucho más de lo que crees. Entonces, si usted es un padre que ahorra y piensa en gastar, sus hijos lo están recogiendo. Si está acumulando deudas y llegando tarde a sus facturas, sus hijos también lo están absorbiendo.


En honor al Día del Padre, Fiduvalor preguntó a algunos ecuatorianos sobre los hábitos financieros que adquirieron de sus propios padres.



El consejo que recibí de mi padre fue de vivir dentro de mis posibilidades.


Todos tienen sus propias perspectivas únicas sobre la vida, la deuda, la felicidad y lo que significa "vivir cómodamente". Por lo tanto, realmente no hay una respuesta definitiva, pero mi padre decía que hacer cambios simples en la forma en que administras tus finanzas puede ayudarte a evitar un gasto excesivo y vivir dentro de tus capacidades financieras.


Me enseño a ajustar mi presupuesto para que la suma de mis gastos sea menor que a la de mis ingresos. De esa forma, pude evitar extenderme demasiado e incurrir en deudas y, con suerte, comenzar a ahorrar dinero para prepararme para circunstancias imprevistas.


Mi padre decía, que una manera fácil de lograr un presupuesto que se ajuste bien a sus posibilidades, era la de prepararlo como si solo ganara el 90% de sus ingresos reales.



El mejor consejo financiero que recibí de mi padre fue hacer un seguimiento de cada dólar que gasto.


Tenemos una tradición familiar que comenzó con mi tatarabuelo; que a diferencia de ahora, lo que teníamos para registrar las entras y salidas era un libro de contabilidad.


Así que obtuve mi primer libro de contabilidad de mi padre, cuando comencé a recibir una mesada alrededor de los 10 años. Es un pequeño cuaderno forrado que ayuda a rastrear las entradas y salidas, para que pueda presupuestar y planificar de manera eficiente. Hasta el día de hoy sigo manteniendo ese hábito.


Realmente trato de hacer un esfuerzo consciente para rastrear las cosas más pequeñas, así como los artículos más grandes. Me ha servido bien y me ha enseñado a respetar el dinero.


Mantuve ese libro de contabilidad hasta la universidad, pero en estos días uso una hoja de cálculo de Excel. Creo que debería usar una aplicación, pero ese sistema funciona para mí.



El consejo financiero que recibí de mi padre fue asegurarme de dárselo a alguien que sepa lo que está haciendo.


Mi padre no sabía mucho sobre el dinero, por lo que entregaba a mi madre su cheque, y era ella quien pagaba las cosas y ponía el dinero en el banco. .


Irónicamente, en su trabajo, era responsable de manejar grandes sumas de dinero todos los días. Él era un conductor de autobús, y yo viajaba en el autobús con él. Cuando comencé a tener trabajos después del colegio, hice lo mismo que él y le entregaba el dinero a mi madre para que lo pusiera en el banco. Ella era bastante inteligente sobre el dinero, estricta sobre el ahorro y sobre dar a la caridad, ya que estaba muy involucrada en su iglesia.


Hoy en día, con mi hijo de casi 17 años, me aseguro de darle una mesada en efectivo. Creo que es importante que los niños manejen efectivo, y vean cómo va del punto A al punto B. De esa forma, se dan cuenta de que el dinero no aparece mágicamente.



Siempre enfatizó dos cosas, y estas fueron lecciones que aprendí temprano, incluso cuando estábamos jugando Monopolio en Navidad.


Una fue hacer todo lo posible para evitar deudas. Ahorrar tanto como puedas y pagar las cosas con las ganancias.


Lo segundo era invertir temprano, y a menudo, y de manera consistente. Cuanto antes lo pongas a trabajar, más tiempo estará el dinero trabajando para ti. El enfatizó que incluso si solo tenías un pequeño sueldo mensual de 50 dólares, lo pongas en un fondo.


No lo verás, ni siquiera lo pensarás. Y tenía razón: durante la mayor parte de la década de los 90, pequeños porcentajes de dinero se canalizaban de mi cheque de pago, y con el tiempo creció para mí.